• Aplique una cantidad generosa antes de exponerse al sol y vuelva a aplicar a intervalos regulares, especialmente después de nadar, sudar o secarse con la toalla, para mantener la protección original.
  • Si se utiliza menos cantidad, el nivel de protección se reducirá significativamente.
  • Procure no exponerse al sol demasiado tiempo, aunque esté utilizando un producto de protección solar.
  • La exposición excesiva al sol es perjudicial para la salud.
  • Mantenga a los bebés y a los niños pequeños alejados de la radiación solar directa.
  • Evite el contacto con los ojos.
  • Deje que se absorba el producto por completo.